---Insight México Online---
  • Compartir

HARTAZGO / Benjamín Fernández Bogado

Por: STAFF/ Insight México
08-02-2018

Los líderes políticos que se creen predestinados tienden a menoscabar la sabiduría popular y en consecuencia cometen graves errores a favor de la sociedad y en contra de sus intereses particulares. Ha habido varios casos en los que los presidentes cambiaron constituciones o leyes acomodándolas a sus deseos particulares de reelecciones indefinidas al punto de creerse imprescindibles para la vida de sus países. Han confundido sus apetencias de poder con una realidad inventada o fabulada que solo vivía en su imaginación. El caso de Correa en el Ecuador es probablemente uno de los más elocuentes de los últimos tiempos, pero desafortunadamente no el ultimo. Quiso continuar en el poder delegando el mismo en su vicepresidente que acabó entendiendo la realidad de rechazo hacia su mentor y provocando el funeral político del mismo en el referéndum del pasado domingo. No más reelecciones fuera de un periodo y castigos ejemplares para los corruptos. En vez de celebrar el resultado, Correa ha tenido que pasar por los tribunales que lo investigan por hechos consumados en su última presidencia.
Ha pasado lo mismo con Lula en Brasil o con Evo Morales en Bolivia que se resiste a entender el hartazgo de su pueblo a su permanencia en el poder que decidió desoír el mandato electoral de poner fin a su reelección. No contento con esa potente voz ahora se empeña en violar esa decisión y tensa la democracia de su país al punto de forzarla a una solución violenta. No lo entendió Maduro tampoco en donde el baño de sangre continúa para una Venezuela que vive la peor pesadilla de su historia. En Argentina pudieron resolver pacíficamente aunque la pérdida del poder ha puesto al peronismo (el partido mayoritario) en una posición de rezago y de rechazo. Los líderes políticos que se creen predestinados requieren que alguien como el emperador Julio Cesar les recuerden su carácter de mortales. Que hay una verdad contra la cual no pueden levantarse y que es: la realidad. La misma que muestra el deterioro primero de las instituciones, la imposición de la fuerza sobre la racionalidad de ley o la abierta manipulación de esta para provecho del poderoso de ocasión. La economía suele ser también un barómetro singular y muestra con los reiterados hechos de corrupción como hace subir el nivel de hartazgo y de repudio ciudadanos.
La situación de miles de venezolanos forzados a salir de su país por la adversas condiciones de vida y las denuncias de corrupción de decenas que han tenido que pagar 15 mil dólares a la oficina pública para obtener un pasaporte de salida es harto elocuente del nivel de degradación al que puede llegar un país donde los líderes se niegan a escuchar el repudio ciudadano.
Potente gesto el de los ecuatorianos. Han puesto punto final a las reelecciones indefinidas y sanciones ejemplares a los corruptos. Ahora habrá que recuperar a las instituciones para que ejecuten estos mandatos, sirvan de amparo y reparo a los mandantes y coloquen a los mandatarios bajo la figura de la norma y no sometida al capricho de su permanencia reiterada en el poder con el consiguiente deterioro de la democracia y la ausencia de futuro.
Los mandatarios deben ser sabios en escuchar las voces del hartazgo y adecuar sus conductas a la severidad de sus mandantes. Lo contrario, es el caos o la anarquía.-

@benjalibre

Síguenos en nuestras redes sociales en:

Facebook: Insightmexico01/
Twitter: @InsightMexico
Youtube: Insight México Online


STAFF/ Insight México

Equipo de Redacción de Insight México

Ingresa al Admin