---Insight México Online---
  • Compartir

Vida y Memoria | Alberto Capella, el Mando Único y la estela de desastre que ha dejado / Abraham Gorostieta

Por: Abraham F. Gorostieta
16-05-2019

Vida y Memoria
Alberto Capella, el Mando Único y la estela de desastre que ha dejado-
Por Abraham Gorostieta


El nombre de Jesús Alberto Capella Ibarra ha sonado por lo menos en los últimos quince años en la vida pública de México. Tijuanense, abogado de profesión se ganó el mote de “Rambo” cuando él solo y sin experiencia en el manejo de armas, repelió un ataque armado que fue directo a su casa.
Cercano al hijo de “El Profesor” Carlos Hank González, Alberto Capella fue llevado de la mano por Jorge Hank Rhon al mundo de la Seguridad Pública. Durante la gestión como alcalde de Tijuana, Jorge Hank enfrentó un alza de homicidios en la ciudad fronteriza de México. En ese entonces el Cártel de Los Arellanos Félix era uno de los más poderosos y Tijuana era su centro de poder.
El polémico Jorge Hank Rhon, ha estado atrapado varias veces bajo los reflectores de los medios de comunicación. Su amor a los animales exóticos lo han llevado a la cárcel, pero el poder e influencia del padre siempre lo salvaron. Amo y señor de las apuestas, su Hipódromo Agua Caliente se ha multiplicado por todo el país. Beneficiario del Fobaproa, el asunto más grave en el que ha estado envuelto es el asesinato del periodista Héctor Félix Miranda, “El Gato Félix”. Don Jorge, como le gusta que le llamen, ha sido el Padrino de Alberto Capella.
En 2005 el joven abogado Jesús Alberto era un activista que exigía que las autoridades hicieran su trabajo y sometieran a los narcotraficantes y su violencia. En Baja California, fue coordinador del Consejo Ciudadano por la Transparencia y el Combate a la Corrupción. También consejero del Comité de Participación Ciudadana de la Procuraduría General de la República (PGR) y presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California.
La violencia y los homicidios eran inauditos en Tijuana. El Cártel de Los Arellano era dirigido por el temible y violento Ramón Arellano y su carácter visceral se hacía sentir en la ciudad que tenía al terrible y exótico alcalde Hank Rhon. Capella encabezó un movimiento ciudadano que denunciaba la corrupción en las corporaciones policíacas y en el gobierno. Organizó una serie de marchas ciudadanas en donde vestidos de blanco, cientos de ciudadanos imploraban a las autoridades acabar con la ola de secuestros, homicidios y asaltos. Resultado de la presión social de su carácter como activista, Capella fue amenazado de muerte por el Cártel de los Arellano Félix.


******


Cómo sí hubiera sido una película de Jean Claude Van Dame o de Terminator, el 27 de noviembre de 2007, Capella repelió un ataque armado solo y sin experiencia y salió ileso, por tal motivo los medios tijuanenses comenzaron a llamarlo “El Rambo”.
Jorge Hank Rhon quería ser gobernador de Baja California y desde la Ciudad de México recibía apoyo de Roberto Madrazo y de Elba Esther Gordillo. Pero los índices de violencia en Tijuana le cerraron la puerta.
Como interino, quedo designado el empresario priista Kurt Honold Morales quien fue director comercial de Hipódromo de Agua Caliente y que gobernaba una ciudad en la que no vivía, el buen Kurt tenía su residencia en la vecina ciudad de Coronado, California.
Un mes después del increíble enfrentamiento entre Capella y sus matones, el Cabildo de Tijuana lo nombra titular de la Secretaría de Seguridad Municipal.
A partir de entonces la vida de Alberto Capella despega y se hace pública. Pronto se hizo notar con sus acciones, dentro de las más controversiales, fue la suspensión de policías municipales que no habían aprobado los exámenes de control y confianza; incluso fue acusado por el abogado de 33 de los agentes destituidos de haber contactado autoridades del Consulado de Estados Unidos en Tijuana, para que les retiraran las visas de turista a los policías suspendidos y a sus familias.
Capella tenía una idea firme: No puede haber buena seguridad si no hay ética en sus elementos policíacos. Pero Tijuana era más que un polvorín, era un campo de guerra entre el Cártel de Sinaloa y los Arellano Félix. Tan sólo en un fin de semana se registraron 40 asesinatos violentos. En diciembre de 2008 Alberto Capella fue removido de su cargo.
Los Arellano Félix fueron un cártel muy violento. El experto en temas de seguridad, Héctor de Mauleón cuenta la siguiente historia: “En 1994, Teodoro García Simental, alias El Teo, llegó al cártel de Tijuana como escolta personal de Ramón Arellano. Durante una década vivió tras las espaldas del miembro más violento de ese grupo. Cuando Arellano murió acribillado en Mazatlán, García Simental pasó a ocupar lugares cada vez más importantes en la estructura del cártel. A lo largo de su siniestra trayectoria hizo lo que pudo para que su imagen no se filtrara a los medios. Una mañana de 2009 despertó con la noticia de su foto, extraída de una licencia de conducir, colgaba en todos los puestos de periódicos.
Realizó entonces la “instalación” más espeluznante en la historia criminal de Tijuana. Mandó que colgaran de un puente el cadáver, castrado y torturado de manera indecible, del jefe de la oficina de licencias de la entidad, al que acusó de filtrar la imagen. Tijuana se paralizó de terror”.


******


Carlos Bustamante hijo de Alfonso Bustamante, uno de esos políticos que de abajo llegaron hasta arriba. Se hizo de una pequeña distribuidora de gas en Tijuana y creó un imperio que después vendió a la familia Zaragoza de Chihuahua y así nació la compañía “Z Gas”. Sin embargo, los Bustamante acumularon terrenos por todo Baja California. Al morir don Alfonso, la estrella de su hijo Carlos se apagó. Su participación en la política no tuvo brillo, influencia ni respeto, intentó ser candidato a gobernador pero no le alcanzó.
A pesar de ello, Carlos Bustamante logró hacerse de la presidencia municipal de Tijuana en 2011. A su llegada, nombró nuevamente a Alberto Capella como titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Bustamante defendió la designación de Capella asegurando que después de su gestión en el mismo puesto, Tijuana recuperó los niveles de seguridad tras la ola de violencia de 2009.
En su segunda gestión estableció un programa de premios a policías honrados y detuvo a policías sorprendidos en actos de corrupción. Los policías honrados recibían desde tarjetas de descuento en tiendas locales, hasta casas donadas por empresarios, que mostraban así su agradecimiento a policías honestos.
Su programa de ética también incluía denuncias de intentos de soborno que los ciudadanos hacían a los policías. Los elementos que reportaban grandes cantidades de droga y dinero en efectivo encontrados en operativos eran premiados.
Pero la violencia se incrementó en Tijuana y en el norte del país con la llegada del Cártel Jalisco Nueva Generación que hizo alianza con el Cártel de los Arellano Félix para desplazar al Cártel de Sinaloa que pretendía apropiarse de la plaza que dejaba una ola de violencia y un promedio de 100 muertes al mes.
En Tijuana se ubican las garitas de San Isidro y Otay, a través de las cuales se puede llegar a importantes destinos de California como Los Ángeles, San Diego y San Francisco. El Colegio de la Frontera Norte informó que la ciudad ha sido el cruce de aproximadamente el 60% de la marihuana, cocaína y metanfetamina que llegó a Estados Unidos en los últimos 15 o 20 años.
El Cártel Jalisco Nueva Generación se ha enfrascado en una guerra con el Cártel de Sinaloa, el cual domina la mayor parte de la frontera norte del país.
Al terminar su gestión como titular de la Secretaría de Seguridad Municipal en 2013, Tijuana tuvo un repunte de homicidios y de incidencia delictiva: 534 homicidios en Tijuana en 2013, cifra equiparable al total de homicidios en todo el estado (590).


******



En la prensa se dio a conocer un documento que se titula “Antecedentes de la dinámica delictiva en el estado de Morelos” y fue elaborado por el Consejo Estatal de Seguridad. En él se registran los vínculos entre los funcionarios y gobernadores con el crimen organizado durante las administraciones de Jorge Carrillo Olea, Sergio Estrada Cajigal y Marco Antonio Adame. Este documento es un retrato fiel de la vida en Morelos que pocos conocían:
“Un gobernador de Morelos se enreda sentimentalmente con la hija del narcotraficante Juan José Esparragoza Moreno, ‘El Azul’, y entrega literalmente el estado a grupos criminales procedentes de Sinaloa. El gobernador utiliza el helicóptero oficial para pasear a la hija del célebre capo. La nave es conocida entonces como ‘el helicóptero del amor’. El hijo del gobernador que sucede al anterior roba a su propia familia para pagar, según él, una extorsión: la información que llega a la procuraduría de Morelos dice que el robo fue para saldar, en realidad, deudas derivadas del consumo de drogas. Las pesquisas no prosperan porque la familia del gobernador se desiste de la denuncia”.
Con la llegada del perredista Graco Ramírez a la gubernatura de Morelos también llegó Alberto Capella. Desde su llegada a la entidad, a principios de 2014, José Alberto Capella recibió amenazas de muerte constantes por parte de los grupos criminales que operan y operaban en Morelos. El combate que emprendió en ese estado para regresarle la paz a los ciudadanos comenzó con la idea del Mando Único.
El Mando Único no sólo implicaba simplemente unificar corporaciones municipales y colocarlas bajo un solo comando. Tampoco se trataba de la suma, bajo ese mando único, de todos los policías de una entidad. El Mando Único implica, lo ha explicado Capella en distintas entrevistas, construir una nueva policía, con nuevos parámetros y mecanismos de selección y operación.
La idea de este modelo policial, es contar con mandos únicos para referirse a centralizados y operativos, que pueden contemplar márgenes de autonomía en ciertos municipios con capacidad real de garantizar la seguridad ciudadana, pero siempre en torno al eje de articular de los mandos estatales, mismos que deben, a su vez, estar estrechamente relacionados con la Policía Federal.
Capella llegó al estado con esa idea y fue comisionado estatal de Seguridad Pública de Morelos. Capella quería regresarle la paz y tranquilidad a los morelenses que vivía en un infierno: Los Rojos, los Guerreros Unidos, la Familia Michoacana, escisiones del cártel de los Beltrán Leyva se dedicaban y dedican al robo, el secuestro y la extorsión. Morelos es una tierra controlada por el narco. A la cabeza, el Cártel Jalisco Nueva Generación.
Analistas, académicos y especialistas en temas de seguridad han escrito que lo que ha detenido parcialmente el horror del narcogobierno ha sido el Mando Único. Política que alcaldes de Morelos se han empeñado en quitar u obstaculizar.
Capella llegó a combatir a todos. Políticos y malhechores se resistieron. La banda de Los Rojos fueron sus enemigos acérrimos. Marco Antonio Aviña, alias “El Maseca”, le pidió a su jefe, Santiago Mazari Miranda, “El Carrete”, que el comisionado estatal de seguridad de Morelos, Alberto Capella, fuera asesinado.
José Valdés Chapa, El Señor de la V, considerado líder del Cártel Jalisco Nueva Generación en Morelos es otro de los enemigos de Capella.
En 2017 un enfrentamiento entre una familia de Temixco, Morelos y elementos policíacos sacudió a México. Un operativo policíaco resultó en un enfrentamiento en el que murieron seis personas, entre ellas cuatro mujeres, un adolescente y un bebé, debido a amenazas de presuntos grupos criminales. Entre las víctimas se encontraba la madre de José, su hermana, su prima, su sobrino de apenas 13 años, un bebé de dos meses y otra mujer de la cual se desconoce su parentesco.
José Valdés Chapa, afirmó que se iba a vengar de esto “cada gota de sangre derramada de mi familia” será pagada. “El Señor de la V” amenazó fuerte: “Voy a bajar a toda mi gente y les van a dar en toda la torre, se van a arrepentir”. Al día siguiente apareció una narcomanta que ofrecía cien mil pesos “por cada cabeza de un policía de Morelos o Mando Único”. En esa narcomanta, firmada por el Cártel Jalisco Nueva Generación, había también un mensaje dirigido al comisionado estatal de Seguridad, Alberto Capella: “Ya están todos tus putitos policías ubicados”.
Alberto Capella ha tenido que demostrar la eficiencia de su idea de Mando Único y de la pertinencia de llevarla a cabo, hasta ahora, tanto en Tijuana como en Morelos, lo que ha hecho es incrementar la violencia y los homicidios y ejecuciones.
El periodista Raymundo Riva Palacio ha seguido y narrado la violencia del crimen organizado en Morelos y en su muy leída columna ha ubicado a los responsables del incremento de la violencia y muertes en el estado: “La tragedia humana tiene cara de incompetencia y rivalidades políticas en Morelos. En el centro de la denostación e ira se encuentra el gobernador Graco Ramírez, pero no puede dejar de incorporarse en el cóctel lesivo a su esposa Elena Cepeda, descrita públicamente como déspota, y al comisionado de Seguridad Pública, Alberto Capella, el detonador de la crisis política por la manera absurda y represiva con la que, para esconder las vendettas de su jefe, incendió la sensible pradera”.


******


Gisela Mota, una política morelense que tenía a la izquierda como su bandera política y su razón de ser. Su madre, Juanita Ocampo la llevaba de la mano a los mítines del político de izquierda que desde hace décadas encabeza en Morelos, Graco Ramírez Garrido.
Modelo de guía político, Gisela hizo carrera política en el PRD de Morelos y a los 33 años de edad fue electa alcalde de Temixco. Tomó posesión el 1 de enero de 2016 y en menos de 24 horas, a las 7 de la mañana del día 2, fue acribillada en su domicilio por cinco sicarios. Dos de estos fueron posteriormente abatidos por la Policía. De los tres detenidos, uno tenía 17 años y el otro, 18.
La joven edil quería para su municipio la política de Mando Único Policial que se intentaba implantar en Morelos, pero los narcotraficantes no lo permitieron. Graco Ramírez, había puesto en marcha el plan “subversivo” contra el narcotráfico y las bandas criminales: El Mando Único, que era quitar el poder de la seguridad al alcalde y a la policía municipal, con el argumento de que son fácilmente sobornables con dinero o amenazas, y responsabilizar del orden público y de la lucha criminal a la policía estatal.
Su asesinato fue un mensaje al gobernador. Fue también una amenaza colateral a los alcaldes del sur de esa entidad: Coatlán del Río, Tetecala, Maztepec, Amacuzac (de donde fue presidente municipal Alfonso Miranda, dirigente del Partido del Trabajo, tío de “El Carrete”) y en menor medida Miacatlán, Jojutla y Xochitepec.
El documento “Antecedentes de la dinámica delictiva en el estado de Morelos” nos refiere a la historia inmediata de las relaciones del narcotráfico y el gobierno. Pero no era la única advertencia que había. Periodistas y diarios habían revelado presuntos vínculos entre políticos morelenses y criminales.
Raymundo Riva Palacio publicaba su columna “Partidos, franquicias para criminales”. El periodista Héctor de Mauleón escribía en El Universal “Los Otros Abarca”, y el diario Milenio informaba que “órganos de inteligencia del gobierno federal y de Morelos detectaron siete diputados locales que presuntamente guardan relación con el crimen y otros delitos, entre ellos el petista Alfonso Miranda Gallegos, tío de Santiago Mazari Miranda, ‘El Carrete’, líder de la banda Los Rojos en ese estado”.
También en el programa "Punto de partida" de Denise Maerker, se reportó que grupos criminales podrían estar representados por políticos, bien en el Congreso del Estado de Morelos, bien en algunas alcaldías, como la de Amacuzac.
El Mando Único había alborotado el avispero.



******


“Quiero reconocer con mucha humildad que faltan muchísimas cosas por hacer y que en este esfuerzo de cuatro años y medio el tiempo fue insuficiente para alcanzar y lograr los objetivos que esta administración se había planteado. En particular recuperar de manera absoluta la paz y la tranquilidad del estado de Morelos”, así se despedía Alberto Capella Ibarra, de su cargo como comisionado estatal de Seguridad en Morelos.
Capella Ibarra reconocía “que aún quedaban pendientes en el tema de la seguridad en la entidad”. Mediante un vídeo expresó: “mi admiración, reconocimiento y agradecimiento a las miles de ciudadanas y ciudadanos que son parte de los Comités de Vigilancia Vecinal (COMVIVES) en Morelos, quienes durante los 4 años y medio de gestión, apoyaron sus esfuerzos para recuperar la paz en el estado”.
Morelos fue pionero en la implementación del Mando Único policial, pero… los homicidios dolosos para los años 2015, 2016, 2017 y 2018 muestran que hubo un incremento en los niveles de violencia y ejecuciones. En 2015 se registraron en promedio 41 homicidios al mes, en 2016 se registraron en promedio 51 homicidios, en 2017 el promedio ha sido de 64 homicidios y en lo que va del 2018 se registran 66 homicidios al mes.
El delito de secuestro en Morelos se ubica en el octavo lugar nacional de acuerdo a documentos estadísticos elaborados por la Coordinación Nacional Antisecuestros (CONASE).
Los cárteles y grupos delictivos han gozado de la protección policíaca, desde los tiempos de Amado Carrillo Fuentes, Juan José “El Azul” Esparrágoza Moreno; el Cártel de Sinaloa y los hermanos Beltrán Leyva. La corrupción policial, junto con la llegada de grupos armados de las organizaciones de las drogas, se conjuntaron para volver a Morelos un estado conflictivo. Desde entonces comenzaron a proliferar armas, narcomenudeo, extorsión, plagios, homicidios, crímenes entre bandas de narcotraficantes y otros delitos asociados.
Alberto Capella llegó a Quintana Roo y fue nombrado secretario de Seguridad Pública estatal. Su idea de Mando Único lo acompaña desde entonces y hace una par de días, encaprichado logró imponerla en todo el estado. Quintana Roo se prepara para proyectar su imagen de manera inusitada. El proyecto del Tren Maya atrae inversionistas, empresarios y flujos de capitales, quienes proyectan construir más atracciones turísticas, hoteles, centros de recreación. La ampliación de carreteras y transporte público. El flujo de trabajadores que habrá en toda la península de Yucatán será enorme. La Secretaría de Turismo, encabezada por el consuegro de Carlos Slim, la ampliación de los aeropuertos y el despegue económico que se tiene proyectado en Quintana Roo parecen buenas noticias para todos.
La apuesta es muy grande. Alberto Capella ha demostrado ineficacia y ha traído más violencia a Quintana Roo. Como nunca antes, las ejecuciones son noticias ya de todos los días.
El gobernador Carlos Joaquín se ha empeñado en conservarlo en su cargo. Tanto el poder legislativo estatal como distintos políticos han pedido la renuncia del funcionario. Organizaciones de derechos humanos también se suman a la petición. Hasta ahora, el gobernador Carlos Joaquín no ha escuchado.
Capella Ibarra trae consigo una estela que no ha resultado nada buena, el Mando Único no ha funcionado en ningún lado que se ha implementado y Morelos sufre ahora las consecuencias de haberlo instaurado, pero hay Vida y Memoria para contarlo en otras entregas.



Síguenos en nuestras redes sociales en:

Facebook: Insightmexico01/
Twitter: @InsightMexico
Youtube: Insight México Online


Ingresa al Admin